Winnie Couture se inspira en la naturaleza en su colección 2018

Hablar de la firma californiana Winnie Couture remite inevitablemente a pensar en conceptos tales como elegancia clásica, feminidad y sofisticación, plasmados en piezas con siluetas muy favorecedoras que sobreviven al paso de los años. No es casual que, en relativamente poco tiempo, la marca capitaneada por Winnie Chlomin y Chris Lee haya conseguido posicionarse como un referente dentro del mundo nupcial a nivel internacional.

Fiel a su estilo, para el otoño/invierno de 2018 Chlomin-Lee ha apostado por unos elegantes diseños que desprenden delicadeza y tranquilidad, al igual que lo hace la nieve que cae en Sakura, en la prefectura de Nagano (Japón), elemento en el que se ha inspirado la diseñadora en esta ocasión. Y es que, de hecho, la modista ha querido reflejar nada más ni nada menos que la romántica y pintoresca sensación del paso del invierno a la primavera en el país nipón, con sus tan tradicionales flores de cerezo.

Detalles de encaje en la espalda de los vestidos de Winnie Couture

Ciertamente, quien contempla cualquiera de los nuevos diseños de la colección 2018 de Winnie Couture se ve inmerso en un aura de serenidad y pureza. Los vestidos se caracterizan por elaborados detalles y adornos donde el encaje toma gran protagonismo, así como siluetas que se ciñen al cuerpo femenino, románticas faldas de tul vaporosas y de gran fluidez, así como corpiños y espaldas con V marcadas, todo ello complementado con cortes ligeros y aireados que dotan de un estilo muy fresco a la novia.

Winnie Couture ha apostado por románticas faldas de tul muy vaporosas

Además, para añadir un toque pintoresco de reminiscencia primaveral nipona, cada pieza se ve complementada con embellecimientos hechos a mano, elementos translúcidos y lazos posteriores, resultando en creaciones realmente impecables, oportunas y atemporales, al nivel que se exige cuando llega el gran día del “sí, quiero”.

Vestidos con escote en V pronunciado de Winnie Couture