Jane Austen: la mirada femenina de la novela

Pocas veces una escritora ha conseguido definir un estilo tan propio como lo hizo Jane Austen. La vigencia de sus historias y las adaptaciones al cine de sus obras mantienen viva, 200 años después de su muerte, la pluma de esta autora británica. La inteligente Elizabeth de Orgullo y prejuicio, la dulce Marianne de Sentido y sensibilidad… los personajes nacidos de las novelas de la escritora llevan ya más de dos siglos acompañando a lectores de todo el mundo, dando vida a unas obras que, escritas en plena época de la Regencia, supieron reflejar toda la esencia de la Inglaterra del siglo XVIII.

Jane Austen se atrevió a plasmar en papel temas tan controvertidos en la época como los matrimonios de conveniencia, el papel de la mujer en la familia o la educación, pero sin perder un ápice de sentido del humor, ese toque cómico que convirtió cada una de sus páginas en entrañables retratos de la sociedad británica.

Obras de referencia

 

Pese a ser considerada conservadora en ciertos círculos de expertos, lo cierto es que Jane aportó una mirada femenina y renovada a la corriente literaria de la época, tan marcada por las guerras de por aquel entonces y el creciente industrialismo. Mientras los personajes de otros novelistas limitaban el papel de la mujer a quienes cultivaban diversos talentos -música, arte o canto- la dramaturga supo convertir a las protagonistas de sus obras en heroínas de época con sus inquietudes, siempre abogando por la educación liberal y la independencia respecto al yugo masculino. Huyendo del recato y la tan manida discreción, la autora caracterizó a sus damas con el don del inconformismo y la ironía.

Sus palabras, llanas, fáciles y directas, muy cercanas a la sensibilidad romántica, caen incluso en un ligero rubor moralizante. La importancia de las relaciones familiares, la bondad, el deseo de superación y la amistad se mantuvieron como elementos comunes en cada una de sus obras, tan válidos en ese momento como en pleno siglo XXI.

 

Del papel a la gran pantalla

 

La notoria presencia de adaptaciones a cine y televisión hace pensar que tuvo una prolífica obra a sus espaldas, aunque realmente solo fueron seis novelas las que firmó Austen. Desde la primera, la historia de las hermanas Dashwood de Sentido y sensibilidad  (1811) a Persuasión (1818), vieron la luz Orgullo y prejuicio o Mansfield Park, entre otras. Además de estas, Jane dejó su huella en media decena de relatos cortos y diversas composiciones de carácter infantil.

El espíritu bucólico de sus novelas y adaptaciones de las obras de la escritora de Hampshire se ha mantenido tanto en las versiones más íntimas de la televisión británica como en los grandes producciones de cine, triunfando a este y al otro lado del océano. Actores y actrices como Keira Knightley y Colin Firth en Orgullo y prejuicio o Kate Winslet y Emma Thompson en Sentido y sensibilidad, han encarnado las personalidades de los protagonistas de sus obras, mientras que la vida de la propia escritora ha sido versionada en films menores entre los que destaca El diario de Bridget Jones con Anne Hathaway y James McAvoy.

Por todos ellos, y por cada uno de los lectores que a día de hoy siguen sumergiéndose en sus páginas, la palabra de Jane Austen continúa siendo motivo de “sentido y sensibilidad” doscientos años después.