En los pensamientos de Stéphane Rolland

“Más que una pasión, siento que lo llevo en la sangre, en mis pensamientos cotidianos, en mi aliento”. Así describe Stéphane Rolland su relación con la moda. Para el diseñador, la alta costura es una filosofía de vida: una ventana abierta al mundo que celebra la artesanía más preciosa. Anhela dar a la mujeres una imagen más poderosa a través de un minimalismo propio y un estilo escultórico, muy presente en su colección otoño-invierno 2017/2018.

Entrevista a Stéphano Rolland Entrevista a Stéphano Rolland

 Retrato del diseñador Stéphane Rolland y vestido de la colección primavera-verano 2016

Bebiendo de los grandes, su principal referencia es Cristóbal Balenciaga y también la modernidad y la libre expresión de finales de los años 60 y 70. Él es uno de los 12 couturiers que forma parte del prestigioso círculo cerrado de la Alta Costura, lo que percibe con honor, para sí mismo y su equipo,  y le incita a sentir la necesidad de impulsar siempre su imagen a la excelencia.

La celebración del refinamiento y de un mundo sin límites ni paredes. En la alta costura todo esto cobra vida y se ve realzado: una disciplina que protege un conocimiento ancestral. Stéphane Rolland definió pronto que su objetivo sería ir a lo más alto posible en su proceso creativo de esculpir el tejido y perfiló su forma de dibujar y mover la mano, porque entendió que influía en el movimiento y fuerza del diseño.

Entrevista a Stéphano Rolland

Diseño de la colección otoño-invierno 2017/2018

Entrevista a Stéphano Rolland Entrevista a Stéphano Rolland

Diseño de la colección otoño-invierno 2011/2012 e imagen del detallismo en las colecciones alta costura de Stéphane Rolland

Sus líneas estructurales y orgánicas se tiñen comúnmente de determinados colores. El diseñador tiene muy claro el porqué de su uso y de la elección de esos tonos: a través de su visión, que compara con la de un fotógrafo, intenta equilibrar luz y sombra. Citándole “el blanco y el negro representan la estructura aguda del pensamiento, el caramelo y el blanco la sensualidad, el rojo significa la pasión y, finalmente, el oro encarna la luz y el espíritu”. La identidad de su firma se relaciona y vive, piensa y transmite a partir de estos valores, por lo que usar otros colores puede resultarle incómodo. El cuidado por los detalles y la gran complejidad de estos, los materiales y tejidos, las formas y volúmenes conseguidos… no hay duda de que estamos ante una firma de gran evolución y excelencia, con diseños que muestran alta personalidad, fuerza y potencia. La maravilla de estas palabras se funden con las de elegancia, delicadeza y sofisticación. Resumiendo: arte en pasarela.

Resaltando una tendencia cada vez más clara, está de acuerdo en que reflejar profundamente la personalidad de la novia es un requisito fundamental y prioritario para crear el vestido nupcial perfecto. Él escucha y entiende a cada una de las mujeres con las que habla para lograr el objetivo de su trabajo: hacer realidad su sueño y personalizarlo, fusionando su estilo con la forma de ser de cada novia.

Entrevista a Stéphano Rolland

Carrusel final de la colección primavera-verano 2015