BBFW 2017 viste a la novia de primavera con 5 tendencias

Como ya os contamos, Barcelona Bridal Fashion Week ha cerrado su 27ª edición con un éxito absoluto. Numerosas y conocidas firmas han desfilado por la pasarela catalana para enseñarnos sus nuevas propuestas de moda bridal y fiesta de cara a la primavera de 2018. Tras contemplar cómo cientos de creaciones se han paseado por esta gran feria del diseño nupcial, llegan las inspiraciones y las nuevas ideas para todas aquellas novias que ya están planeando el día de su boda. Las firmas, que durante el desfile se volcaron en crear un espectáculo a la altura de su colección, presentaron sus nuevos vestidos y trajes para el año que viene. Una vez finalizada la edición 2017 de BBFW, os presentamos 5 tendencias para el vestido de novia que seguro os encantarán.

Con plumas

Blancas, negras o de colores, las plumas son nuestra primera tendencia, incorporándose a partes clave de los vestidos de novia. Algunas firmas han optado por agregarlas en el escote y otras por integrarlas en las mangas, como chaleco o hasta en la propia falda, no hay lugar que se les resista. Esta tendencia, que en algunos casos hasta consigue transportarnos al Nueva York de los años 20, está destinada a novias seguras de sí mismas y que pisan fuerte vayan donde vayan.

Vestidos de Cymbeline e Isabel Sanchis

Maxi lazos traseros

Vuelven los grandes lazos al más estilo princesa de cuento. Son un complemento nupcial muy femenino para los vestidos de novia, y pueden ser de distintos tejidos y colores, aunque dependen de la época del año y de la forma del traje. El blanco y el nude son los colores más utilizados, aunque siempre se puede optar por alguno que destaque más, como el negro o el rojo. Es un elemento al que se le da mucho protagonismo y hay que llevarlo cómodamente para poder lucirlo bien. Original y rompedor de la sencillez, es un complemento ideal para las novias más tradicionales y clásicas que quieren sentirse como en un cuento de hadas el día de su boda.

Diseños de Cymbeline

Hombreras 

Con esta tercera tendencia viajamos al pasado para recuperar las hombreras. El símbolo de la moda ochentera vuelve a aparecer en las pasarelas internacionales. La masculina silueta triangular es una de las opciones más útiles si lo que se pretende es disminuir o disimular las espaldas finas o para quien busque encontrar sus propias proporciones. Del streetstyle ha pasado a la moda bridal, esta vez readaptadas para ser el toque chic y más glamuroso de tu look.

Creaciones de Carla Ruiz e Inmaculada Garcia

Flecos con caída

De inspiración country, los flecos llegan a los trajes de novia en forma de largas y voluminosas caídas. Ya sea en las mangas, en el escote, en la espalda… los flecos se pueden aplicar a la mayoría de vestidos de novia, aunque según el estilo que se quiera conseguir -flamenco, vintage, cowboy, etc.- hay que elegir un modelo u otro. Con esta tendencia todo es posible, solo hay que encontrar el toque ideal y dejarse llevar por la originalidad y la imaginación.

Vestidos de Pronovias

Toques de rojo pasión

Aunque no sea lo más común, los vestidos de novia con colores o flores cada vez ganan más adeptas. La tradición sigue manteniendo el blanco en el primer puesto, aunque desde hace ya varias temporadas los diseñadores internacionales cada vez apuestan más por los diferentes tonos nude, rosas, champán, grises, azules y celestes. Por eso, tampoco sorprende que la mayoría de colecciones de este año ya incluyen en sus propuestas una gama de color. Para las novias que no se atrevan a cambiar el blanco para su vestido pero quieran ir más allá, siempre hallarán la posibilidad de añadirle un toque de color al look. En este caso el elegido es el rojo pasión que, en forma de cinturón o de zapatos, consigue romper con la monotonía y la sencillez. ¿Con cuál te quedas?

Desfile de Isabel Zapardiez