Anatomía de un desfile: escenarios únicos

Un instante efímero pero inolvidable, porque cuando todo se alinea, un desfile puede ser una experiencia sensorial inigualable. “La pasarela puede generar una tremenda energía” afirman los diseñadores de Viktor&Rolf y en mano de las marcas está cómo hacerlo. Porque ya no solo los diseños importan, captar la atención del público con una historia perfectamente hilvanada y un envoltorio coherente -e impactante- es el reto al que se han sumado los directores creativos más influyentes. Ese desafío incluye la posibilidad de trasladar la moda a escenarios inhóspitos del planeta en una especie de conversación simbiótica con elementos naturales, monumentos históricos y joyas arquitectónicas.

Desfile de Pierre Cardin en el desierto del Gobi, China, en 2007

SHOWS PARA RECORDAR

Así pues, como olvidar, por ejemplo, el desfile de Pierre Cardin en el desierto del Gobi, en China, en 2007, que conmemoraba los viajes a este país en el pasado del modisto y uno de los shows más recordados de la historia de la moda. O el más reciente desfile Resort 2017 de Louis Vuitton en el Museo de Arte Contemporáneo de Niterói (Rio de Janeiro) del arquitecto Oscar Niemeyer y que congregó en un escenario zigzagueante y con forma de platillo volante a celebrities y tops internacionales seducidas por el encanto de la propuesta de Nicholas Guesquière. Pero si nos paramos a pensar, existe una marca que ha batido todos los récord en cuanto a espectacularidad se refiere, ¿qué podemos decir del show de Fendi sobre una Fontana di Trevi cubierta de cristal? no hay mejor forma de celebrar el 90º cumpleaños el pasado julio, aunque antes la firma italiana ya había marcado un hito: en 2007 presentó su nueva colección sobre la Gran Muralla China, en una plena demostración de poder invitando a más de 500 invitados a disfrutar de la escena in situ. Y es que, Karl Lagerfeld, director creativo de Fendi y de Chanel, es un maestro en las artes de sorprender al público, ya acostumbrado a sus extravagancias. Dejando de lado sus colecciones Resort de Chanel con las que nos ha llevado a La Habana, Venecia o Singapur, lo realmente interesante es en qué convierte el Grand Palais de París con cada desfile, y es indiferente que sea de Alta Costura o de prêt-à-porter, si estás invitado/a al show podrás encontrarte desde una manifestación a un tiovivo, un casino privado o una chaqueta de tweed gigante. De todas estas opciones, destacamos la visita al supermercado Chanel shopping center con el que la firma nos obsequió para la presentación otoño invierno 2014-2015. Nunca pasear entre lineales de comida fue tan vistoso, y además, los 3.400 invitados pudieron hacerse con un souvenir de las más de 100.000 unidades que poblaban este inesperado súper.

Karl Lagerfeld nos invitó a una visita al supermercado Chanel en su desfile otoño-invierno 2014/2015

Museo de Arte Contemporáneo de Niterói antes del desfile de Louis Vuitton

ESCENOGRAFÍA DE LUJO

Crear un mundo de sueños de 15 o 20 minutos de duración es una misión complicada en la que tanto escenógrafos como interioristas, iluminadores y diseñadores trabajan al unísono y, a pesar de lo visto, no son necesarios escenarios grandilocuentes para generar esa “tremenda energía” en el público. Simplemente (y ya es mucho) tienen que decir algo. La maison Dior, sin ir más lejos, no se caracteriza por grandes construcciones pero como amante de las flores enmarca sus colecciones entre grandes jardines verticales o minuciosos montajes de papel, con largas horas de trabajo; Roberto Cavalli homenajeó al escritor Dante prendiendo fuego a una pasarela de forma circular para su colección otoño invierno 2014-2015 y es uno de sus desfiles más recordados; como también lo es, en un nivel superior, la performance futurista del provocador Alexander McQueen en su línea primavera verano 1999 con dos robots sobre la pasarela pintando un vestido blanco ante cientos de miradas, en riguroso directo, porque al fin y al cabo… show must go on.

Performance futurista de Alexander McQueen en 1999

Presentación Chanel Alta Costura primavera-verano 2016

Círculo de fuego en el desfile otoño-invierno 2014/2015 de Roberto Cavalli